La Comunidad de Regantes de Palos de la Frontera (Huelva), que aglutina a buena parte de los agricultores del entorno de Doñana, ha lamentado este miércoles la imagen que de «delincuentes ambientales» se está dando de un sector que, en su mayoría, hace uso del agua de forma «legal».

Esta entidad ha salido al paso sobre la noticia de que el Seprona ha detectado, en el marco de una campaña de inspección, 28 excavaciones y 37 pozos ilegales en el entorno de Doñana y se ha procedido a la investigación de 13 personas jurídicas y 16 personas físicas.

La Comunidad de Regantes Palos de la Frontera, a través de un comunicado, ha defendido la legalidad del agua utilizada en el regadío onubense, ya que desde 2014 cuenta con concesiones de agua superficial, por lo que asegura que no se utiliza el acuífero para las tareas agrícolas.

El secretario-gerente de la entidad, Fernando Sánchez, ha lamentado la imagen de «delincuentes ambientales» que se ha dado de los agricultores del entorno de Doñana, cuando «hay una inmensa mayoría que utilizan un agua superficial y legal, concedida por la administración autonómica».

Ha dicho que muchas de esas extracciones que se consideran ilegales lo son «por la desidia de las administraciones» ya que los trámites para autorizarlos se iniciaron hace muchos años.

Cabe recordar que un total de 107 personas han sido detenidas o investigadas por el Seprona de la Guardia Civil dentro de una campaña de inspecciones en la que se han localizado 1.457 instalaciones ilegales de extracción de agua, de las que 1.410 son pozos y 47 balsas.

Durante los cinco meses en los que se ha desarrollado la operación se han realizado 1.800 inspecciones para la localización de pozos ilegales e investigación de las extracciones ilícitas de aguas.

El Seprona ha formulado 2.198 infracciones, la mayoría catalogadas como incumplimientos a la normativa sobre aguas, pero también a la normativa sobre minas y urbanismo y ordenación del territorio.