Los productores creen que la solución está en potenciar el etiquetado, para que el consumidor sepa cuál es faba asturiana y cuál no. De momento, en Argüelles pueden presumir de que el año pasado lograron vender toda la cosecha.

   El Festival de la Faba de Argüelles se celebra desde hace más de 30 años y atrae a compradores de toda Asturias.