De igual forma, en una nota de prensa,, Patiño alude a las subidas detectadas en el precio de los mostos “en plena campaña de vendimia”, en el marco de Castilla-La Mancha, “contando con una materia prima de excelente calidad, aunque con reducciones aproximadas en cosechas obtenidas del 35% en caso de uva tinta y 25% en caso de uva blanca”.

       Asimismo, resalta que según los datos publicados por el Observatorio Español del Mercado del Vino, el pasado mes de julio de 2014 “es el mejor mes de la historia de las exportaciones españolas de vino, pulverizando cualquier cifra obtenida anteriormente, incluido el record obtenido a finales de 2.013”; y que en lo referente a vinos con Denominación de Origen, sus ventas han aumentado un 27% en volumen y un 30% de valor en este mes, destacando las realizadas a Rusia. “que casi cuadruplican las realizadas en el mismo periodo del año anterior, siendo también los crecimientos extraordinarios en ventas a Francia (+42%), Alemania (+24%) Portugal (+65%) o Reino Unido (+12.4%)”.

     En cuanto a consumo interno en los hogares españoles, el portavoz de los productores de la DO Valdepeñas argumenta que los vinos con Denominación de Origen han crecido de enero a julio de este año un 1.2% en volumen y un 1,9% en valor.

Los buenos datos no se reflejan en los contratos firmados

     Pero a todos estos datos positivos, el portavoz de la Mesa de Productores insiste en que “con los contratos de venta de uva existentes, impuestos por el sector industrial, nada se refiere a esta situación que claramente apunta a incrementos de los precios de la uva y que habría que asemejarlos mínimo a los de la pasada campaña, según se ha dispuesto y razonado reiteradamente por la mesa de productores desde su inicio”.

    Recuerda Patiño que desde el marco de la Interprofesional “aún no se han detallado datos referentes a las empresas que realizan control de los vinos DO Valdepeñas (certificadoras) y  se impide su  asistencia ante la Interprofesión como órgano de gestión”. Asegura además que aún están pendientes de recibir de la Interprofesión, los datos del vino no calificado o pendiente de certificar “aún habiéndolo solicitado reiteradamente en junta directiva”.

      Asegura que “desde el sector productor y ante los contratos impuestos por el sector industrial, nada se dispone como cláusula de salvaguarda de subidas en el precio de la uva, ante incrementos en el precio de vinos o mostos, y si se prevé minuciosamente la ruina del viticultor, ante destilaciones que por fortuna, no van a ser necesarias”.

      Patiño señala por último que “ante todo lo que esta ocurriendo esta campaña, donde va por un lado el mercado y por otro el precio de la uva,  cabe peguntarse quién dispone su precio, en base a qué parámetros y por qué todo se le consiente”.