Garrocho ha precisado que la gente -en referencia a los freseros- está en una situación "bastante caótica" ya que "no ha habido remontada de precios" respecto a las semanas anteriores donde la caída registrada por kilo se cifra en más de un 40 por ciento respecto a la campaña anterior.

Una pérdida acumulada de 0,16 euros/kilo

     Según los cálculos de la organización, ha indicado, los productores llevan una pérdida acumulada de 0,16 euros/kilo lo que "se traducirá en una pérdida económica importante al final de la campaña".

     Un final ha dicho que "está cerca pero aún no se ha producido" ya que "hay gente que sigue recolectando, no se rinde y tienen la esperanza de poder salvar la que puede ser la peor campaña de la historia de la fresa".

     Y es que este año el sector ha tenido que hacer frente a mercados "bastante deteriorados" debido a una sobreproducción motivada por la confluencia en los mismos, a la vez, de fresas procedentes de distintos países y de producciones propias.

     Ello ha provocado que en los principales países exportadores Alemania, Francia o Italia, los precios "hayan caído por debajo de los costes de producción lo que hace que la actividad no sea rentable", ha incidido Garrocho, quien ha recordado que hace ya semanas que hay productores que decidieron arrancar parte del cultivo de sus explotaciones ante la imposibilidad de venderlos a precios adecuados.