Las precipitaciones han sido prácticamente nulas en toda España; la máxima se ha recogido en Girona con 9 litros por metro cuadrado.