La organización Ecologistas en Acción pide a la Junta de Castilla y León que investigue «detalladamente» los daños producidos por el lobo en la ganadería y acusa a las organizaciones agrarias de «magnificar» estos daños que se concentran en unas pocas explotaciones ganaderas.

Ecologistas en Acción ha afirmado en un comunicado que, de los datos facilitados hasta el momento por la Junta de Castilla y León se extrae que la mayor parte de los daños ocasionados por el lobo en 2019 se concentran en unas pocas explotaciones del norte de la provincia de Palencia, mientras que otras provincias cercanas apenas tienen daños.

La organización conservacionista ha considerado que esto pone de manifiesto, entre otras cuestiones, una evidente diferencia de manejo del ganado entre los verdaderos profesionales, que no sufren daños por ataques de lobos, y las explotaciones peor atendidas o sobredimensionadas, que acumulan la mayoría de los casos.

Como ejemplo se han referido a dos casos recientes, uno dentro de la Reserva Regional de Caza que es titularidad de la Junta de Castilla y León, donde los daños se pagan en tiempo y forma, y otro en un coto privado de caza, donde debe ser el titular y/o arrendatario del coto el que pague los perjuicios.

En este punto es donde surge «una de las claves de la supuesta problemática del lobo», aseguran los ecologistas, ya que los cotos privados de caza se resisten a pagar los daños de lobo y los ganaderos apenas reclaman contra esos cotos, bien porque tienen que acabar en los juzgados o porque el propio ganadero es el alcalde del pueblo y titular del coto.

En este sentido reclaman a las organizaciones agrarias que, en lugar de «magnificar los daños de lobo», asesoren y ayuden, a través de sus asesorías jurídicas, a reclamar esos daños al responsable, en lugar de «criminalizar» al lobo.