Así, La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha advierte de la sequía extrema que empiezan a padecer algunas comarcas de esta región. Especialmente en la zona de La Mancha se empiezan a notar los efectos, pero sobre todo, es en la provincia de Albacete donde la falta de lluvia de estos últimos meses, unida a unas elevadas temperaturas," anuncia una situación dramática", provocando daños importantísimos en las comarcas: Centro, Hellín, Almansa y  Manchuela.

    UPA Castilla-La Mancha asegura que en estas comarcas, la lluvia lleva meses sin hacer acto de presencia y determinados sectores ya dan por perdida la cosecha. El cereal de estar comarca no se podrá recolectar y en algunas explotaciones ya está sirviendo de pasto para el ganado para que pueda ser aprovechado de alguna manera.

     Los cultivos leñosos de estas comarcas (viñedo, almendro, olivar) también están empezando a notar los primeros síntomas de la sequía, sobre todo el viñedo, que en muchas parcelas después de la importantísima producción del año pasado y la sequía existente están teniendo problemas de brotación. La problemática en estos cultivos no solo es la pérdida casi total de producción de este año sino que al quedar tan afectados la producción del año siguiente también quedaría gravemente perjudicada.

El girasol en Palencia

      También se está notando en el girasol en Palencia que se sembró en abril y que se ha visto afectado primero por la tromba de agua registrada el Sábado Santo, y después por el calor, l que ha provocado que tenga dificultades para germinar. Se lo impide la sequedad del terreno que ha formado lo que se conoce como "cortezón", que bloquea el crecimiento de la planta.

   En esta situación se encuentran muchas parcelas de la provincia, sobre todo en Tierra de Campos, donde los agricultores van a verse obligados a dar parte por no nascencia en la línea 309 del Seguro Agrario Combinado que han contratado.

     ASAJA Palencia recomienda a los afectados que se pongan en contacto con sus técnicos para dar parte de esta incidencia a la mayor brevedad.

Situación límite en Huesca

     La situación también es límite en el sur de la provincia de Huesca, donde aunque lleguen lluvias es probable que no tengan efecto. La parte centro comienza a presentar un aspecto preocupante, con un rápido cambio de color del cereal, que no augura un buen llenado del grano.

     En la parte norte de la provincia la situación no es tan negativa, dado que todavía no se ha notado los efectos negativos del calor. Según ASAJA, la previsión es de unas 330.000 Ton de cereal de invierno en secano y unas 252.000 Ton de cereal de invierno en regadío; frente al 1.030.000 Ton del año pasado o las 690.000 Ton de la campaña 2012.

    Esta disminución en la producción puede ocasionar unas pérdidas de entre 80 y 100 millones de euros. La aparición de lluvias en estos próximos días es vital para remontar esta situación en la parte norte y centro de la provincia, aunque como hemos dicho antes para las comarcas de Bajo Cinca, Monegros y partes de La Litera, Cinca Medio, Somontano y Hoya de Huesca pueden llegar demasiado tarde.

El sector ganadero, el próximo perjudicado

     Esta sequía también está afectando enormemente al sector ganadero de estas comarcas donde la falta de pastos en el campo está provocando que se empiece a alimentar a los ganados con materias primas de fuera de la explotación, de forma temprana, lo que provoca un aumento espectacular de los costes de producción.

    Ante esta situación y si durante las próximas semanas no llueve, UPA CLM asegura que los daños ocasionados por esta sequía en el sector agrícola y ganadero serán catastróficos y similares o incluso superiores a la sequía que se padeció a mediados de los 90 en estaegión y que en alguno sectores como el vitícola, supuso el arranque de miles de hectáreas por esta problemática.