Los equipos simularon niveles elevados de CO2 en campos al aire libre usando un sistema llamado ‘Free Air Concentration Enrichment’ (FACE), que bombea, monitorea y ajusta el CO2 atmosférico a nivel del suelo para simular las condiciones futuras. Por el contrario, se mantuvieron todas las demás condiciones de crecimiento (luz solar, suelo, agua, temperatura) para las plantas cultivadas en altas concentraciones de CO2 y los cultivos controles.

     Los experimentos revelaron que la calidad nutricional de un número de las plantas de cultivo más importantes del mundo se redujo en respuesta a niveles elevados de CO2. "Cuando recopilamos todos los experimentos de FACE que tenemos en todo el mundo, vimos que una gran cantidad de nuestros principales cultivos poseen menores concentraciones de zinc y hierro", afirma uno de los autores, Andrew Leakey, del Instituto de Biología Genómica de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos.

    "La deficiencia de zinc y de hierro es un gran problema de salud global por lo menos para dos millones de personas", agrega este experto. En concreto, el zinc y el hierro se redujeron significativamente en el trigo, el arroz, los guisantes y la soja, además de que el trigo y el arroz también sufrieron notables disminuciones en el contenido de proteínas a mayores niveles de CO2.

FAO advierte de impacto cambio climático en Sudamérica, el granero del mundo

     Por otra parte, el director general de la FAO, el brasileño José Graziano, advirtió este miércoles en Santiago del impacto que el cambio climático ocasionará en América del Sur, una región que, según dijo, "se ha convertido en el granero del mundo".

     "Afortunadamente América Latina encabeza la erradicación del hambre en el mundo", subrayó el responsable de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), quien explicó que dentro de la región hay 16 países que ya han cumplido con este objetivo.

     Pero hay zonas, como el Caribe, que están más atrasadas, en tanto que América Central y México se encuentran en una situación intermedia, detalló.

     La meta prioritaria de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, establecidos el año 2000 por Naciones Unidas, es garantizar la alimentación de la población mundial, enfatizó.

     Horas antes de la apertura de la 33ª Conferencia Regional de la FAO en América Latina y el Caribe, José Graziano mantuvo este miércoles un encuentro con algunos medios de prensa para hablar de los retos que tiene ante sí el organismo que él dirige desde junio de 2011.