El secretario general de la Unió, Ramón Mampel, valora la situación actual de “excepcional”, que requiere de una “gestión eficaz de los recursos disponibles”, ante un verano que augura “muy duro”.

     En dicha comisión, explican, deberían participar las consellerias de Agricultura y Territorio, la Delegación Territorial del Ministerio de Agricultura y de Medio Ambiente, la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, las organizaciones profesionales agrarias y las confederaciones del Xúquer, Segura y Ebro.

     La Unió advierte de que la situación en los diferentes cultivos de secano es “muy preocupante”, y cita los casos de la deficiente brotación en la viña o los problemas en el desarrollo de los cultivos de cereales, almendros y olivos, y de hortalizas en zonas de regadío.

Gastos extra para poder mantener el ganado

Además, destacan la ganadería extensiva, que padece también la falta de pastos con el consiguiente incremento de los costes en pienso o en cubas de agua. También denuncian el alto coste de la energía eléctrica y piden ayudas, como exenciones fiscales, en las cuotas de la Seguridad Social y del IBI rústico o créditos sin interés.

    Ante el elevado riesgo de incendios por la falta de lluvias, instan a extremar las medidas de precaución en la quema de rastrojos, podas o pastos.

ASAJA pide medidas excepcionales

     Por su parte, La Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) ha solicitado este jueves a la Consellería de Agricultura que adopte medidas urgentes ante "las graves consecuencias" que está ocasionando la sequía y ha propuesto un plan de reconversión. De hecho, la asociación agraria ha alertado de la pérdida de numerosos árboles si no llueve antes de final de verano.

     Ha reclamado la necesidad de aprobar un plan de reconversión para evitar la desaparición de arbolado como el almendro, que siempre ha conformado nuestra cultura agraria y paisaje, "pero difícilmente se repondrán por la baja rentabilidad que ofrecen".

     A juicio de esta colectivo, la situación de "ausencia extrema de lluvias" en la provincia de Alicante está provocando un daño efectivo "sin precedentes" en los cultivos de secano, especialmente visible y preocupante en las producciones de frutos secos, cereales y olivar.

     "Es necesario abordar un plan de reconversión que ordene las nuevas plantaciones, facilite la restauración del potencial productivo y que establezca compensaciones económicas durante un periodo de siete años", han añadido las mismas fuentes.

(Foto:Archivo recurso)