Con estas ayudas se podrán realizar inversiones para mejorar la rentabilidad de las explotaciones agrarias, aumentar la capacidad productiva y cumplir las nuevas normativas comunitarias en materia de medio ambiente, condiciones sanitarias y bienestar de los animales, entre otros fines para los que se otorgan las subvenciones.