Sobre por qué han apostado por esta vía de mercado, ha indicado que pensaron que sacar una aceite de oliva ecológico "se nos quedaba corto", porque ya había muchos que lo hacían, por lo que optaron por un modelo de agricultura "biodinámica", mucho más estricta y conservacionista y con muy pocos ejemplos en el mundo.

Cinco años de adaptación a este tipo de aceites


     La compañía ha ido avanzado en los últimos años en el plano del respeto al medio ambiente, según Vañó, quien ha remarcado que "nuestras ideas de lo que debía ser una agricultura sostenible casaban muy bien con los principios biodinámicos".

     Han necesitado un proceso de cinco años para hacer las adaptaciones hacia la producción biodinámica y este ha sido el primer año en el que han obtenido la certificación.

     Dirigen el producto, especialmente, a seis o siete países donde hay consumidores con sensibilidad especial hacia esos productos" biodinámicos, como Corea del Sur, Japón, Alemania, Países Nórdicos y EEUU, ha detallado.

     En su opinión, aunque sea un producto gourmet no está pensado para consumidores de alto poder adquisitivo, sino más bien para perfiles que tienen la sensibilidad adecuada para apreciarlo.

Se usa el calendario biodinámico para las prácticas agrícolas


    Para elaborarlo, utilizan el calendario biodinámico que rige estas prácticas agrícolas -aunque no es obligatorio para obtener la certificación Demeter-, para hacer la poda, por ejemplo.

    Ha recordado que la poda no deja de ser una agresión al árbol e interesa hacer estos trabajos en momentos en los que estas heridas puedan cicatrizar bien.

     En cuanto a la recolección, cita el sábado 19 y el domingo 20 de octubre como las fechas recomendas por este calendario, además de recordar que la luna tiene una gran influencia en la tierra, y no sólo sobre las mareas.

     La "biodinamicidad" supone la exclusión total de abonos de síntesis química o de pesticidas, y la vuelta a las raíces mismas de la actividad rural; es lo que denominan "arqueo-agricultura".

     Como apoyo al concepto de cultivo biodinámico, Castillo de Canena ha creado también un bosque con especies de árboles autóctonos, como robles, encinas, fresnos, álamos negros y sabinas, alrededor del olivar para enriquecer el concepto de bosque mediterráneo en el que se conjuga el "bosque humanizado" con el "bosque natural".

Han creado un bosque "humanizado" con ovino para tener nutrientes naturales


     Han introducido ganado ovino que, junto al olivar, ayuda a fijar nutrientes de forma natural, disminuye la pérdida de humedad y la erosión, incrementa la materia orgánica en los suelos y actúa como fungicida e insecticida primario, al proporcionar un hábitat natural a los insectos depredadores de las plagas.

     Respecto a la situación general de la firma, ha precisado que destinan alrededor del 70 % de su ventas a más de 42 países -entre ellos Reino Unido, Alemania, Rusia, EE.UU., Japón, China, Dubái, México y Perú-, por lo que han sorteado la crisis mejor que otras firmas que dependían del mercado nacional.

     Ya notó una recuperación del mercado nacional en el último trimestre de 2013, que ha continuado con más fuerza durante los primeros cuatro meses de 2014, cuando ha repuntado su facturación más de un 20 %; en 2013 cerraron con una facturación -en lo que respecta a los aceites de alta gama- de 1.357.000 euros, cifra que prevén ampliar hasta 1,5 y 1,6 millones de euros en 2014.