Además, solo podrán salir de su explotación bajo supervisión oficial y con objeto de su destrucción, y por tanto no podrán enviarse a otros Estados miembros ni exportarse a terceros países.