En la misma línea se ha manifestado el responsable del esquileo de la cooperativa "Oviaragón. Grupo Pastores de Aragón", Carlos Bernues, quien ha apuntado que en la zona noreste de la península también avanza la campaña de esquileo a buen ritmo debido a la ausencia de inclemencias meteorológicas.

     Aunque en su cooperativa han obtenido una cantidad ligeramente superior de lana hasta la fecha, ha señalado que los márgenes de variación a final de campaña serán "muy escasos" en comparación con 2013.

Una calidad superior a la del pasado año


     Bernues espera que la materia prima sea de una calidad ligeramente superior a la del año pasado aunque aún ve prematuro hacer pronósticos porque no han comenzado a clasificar las lanas.

      En España hay cerca de 1.500 esquiladores, un gremio donde cada vez es mayor la presencia de mano de obra extranjera en una labor que reporta a cada uno de ellos entre 3.000 y 3.500 euros de media al mes.

     El esquilador cobra por cada oveja pelada entre 1,8 y 2 euros si es de raza merina -pequeña, pero con bastante lana- frente a la de raza manchega, que les proporciona entre 1,3 y 1,4 euros, ya que sólo tiene lana en el lomo.

     Los proveedores de lana recibirán entre 40 y 45 céntimos de euros por kilo de lana manchega, de menor calidad y menos demandada que la merina, cuya venta reporta 1,6 euros por kilo.

     La producción de lana en España ha ido bajando desde 2000, cuando se obtuvieron 39.104 toneladas de lana frente a las cerca de 30.000 actuales, provocada por la caída paulatina de las cabezas de ovino, que han pasado de un censo de 23,9 millones de ovejas en 2000 a los cerca de 14 millones actuales.