Ello se debe a la ausencia de precipitaciones durante los primeros meses del año, ya que las normas de la condicionalidad de la PAC prohíben realizar estas prácticas entre el 1 de abril y el 30 de junio para evitar la erosión de las tierras agrarias.

     Las precipitaciones caídas durante el mes de abril en las comarcas de Rioja Baja y Sierra Rioja Baja, además del municipio de Ausejo, en Rioja Media, fueron mínimas y no permitieron que el suelo alcanzase el estado de tempero necesario para poder realizar la labor.

     Sin embargo, el último fin de semana de abril cayó en esa zona una cantidad adecuada de precipitaciones como para llevar a cabo las labores en condiciones adecuadas, una vez que la humedad del terreno permitiera la entrada de la necesaria maquinaria a la parcela.

     Por ese motivo, los agricultores afectados, principalmente cerealistas, no han contado con el tiempo suficiente para llevar a cabo sus labores; y, de ahí, que la Consejería de Agricultura conceda un periodo extraordinario de 15 días en estas comarcas.