En declaraciones a los periodistas, antes de participar en los actos conmemorativos del 50 aniversario de la Escuela de Ingeniería Agrícola (INEA) de Valladolid, la ministra ha sostenido que está "segura" de que "se restablecerán con total normalidad las ayudas, ya que se han paralizado hasta que se clarifique la situación de algún estado miembro".

      Desde que Rusia anunciara cerrar sus fronteras a los productos alimentarios de la Unión Europea y de otros países como Estados Unidos, Canadá o Australia, hemos trabajado desde el Gobierno para hacer alianzas entre los estados miembros y estamos convencidos de que ese bloqueo a las ayudas terminará el martes", ha añadido.

     La ministra ha recordado que "en España los agricultores habían solicitado retiradas de productos por valor de 800.000 euros".

     Asimismo, la ministra ha resaltado el papel desarrollado por escuelas como INEA, fundada por el jesuita José Quintanilla en 1964 para la profesionalización del campo, "en el despegue del sector agrícola en Castilla y León y en España, ya que han formado a grandes profesionales que han contribuido al mismo".

      "El sector ha sufrido una importante transformación en los últimos años, en gran medida, gracias al trabajo realizado por este tipo de centros, que han formado a personas con vocación por ayudar al desarrollo del campo español", ha asegurado la titular de Agricultura, que ha "animado" al INEA a que siga con su labor de enseñanza.

Putin insiste en amenazarcon nuevos vetos a la UE


      Por su parte,
el presidente ruso, Vladímir Putin, advirtió que las sanciones económicas contra Rusia impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea perjudican a sus autores, mientras que las pérdidas para Moscú "son mínimas".

     "Conocemos las cifras de pérdidas que sufren las empresas europeas y estadounidenses como consecuencia de la respuesta rusa. Pero, como nos gusta decir en estos casos, no nos han dado opción", dijo Putin, citado por las agencias locales.

     Putin, quien participó hoy en la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái en Dusambe (Tayikistán), subrayó que "la política sancionadora siempre causa daños concretos a los que recurren a ese instrumento" y "en el caso de Rusia, ésta no es una excepción".

     "En lo que se refiere a las sanciones, parecen extrañas", dijo y advirtió que Rusia no piensa cerrar la puerta a ningún socio comercial, pero que "siempre hay alternativas", en caso de que algunos países no quieran cooperar con Moscú.

     Al mismo tiempo, reconoció que la economía rusa también sufre "dificultades" debido a las sanciones occidentales, pero subrayó que "son mínimas".

          El jefe del Kremlin, que hace dos meses ordenó prohibir las importaciones de alimentos, frutas y verduras de EEUU y la UE, adelantó que el Gobierno ruso estudiará nuevas "medidas de respuesta".

"Si (el Gobierno) llega a la conclusión de que algunos pasos responden a los intereses de nuestra economía, pues lo haremos. Pero sólo aquellos que creen mejores condiciones para nosotros", destacó.