Molins ha explicado que todo ello viene dado por el tipo de producción en Cataluña, con unas características edafoclimáticas que aportan unas propiedades organolépticas especiales, la continua vigilancia por la mejora de los estándares de calidad de la fruta, la competitividad, el proceso de reconversión varietal de plantaciones para adaptarse a las demandas del mercado y la consiguiente entrada en producción de plantaciones jóvenes.

     Por otro lado, Molins ha destacado que el año pasado por primera vez Cataluña exportó mayor volumen de melocotón y nectarina que Italia, e incrementó estas exportaciones en un 29%, hasta lograr las 317.582 toneladas, lo que representa un récord de exportación en Cataluña.