En un comunicado, el departamento que dirige Vila, ha explicado que esta iniciativa es la primera impugnación que lleva a cabo el Gobierno autonómico con el objetivo de que “se tengan en cuenta las alegaciones presentadas por la Generalitat de Cataluña, encaminadas a garantizar un caudal ecológico adecuado para el tramo final del río Ebro”.

     En este requerimiento, el conseller Santi Vila solicita, entre otras cuestiones, que los caudales ecológicos se determinen como “una restricción previa para los usos que prevé el plan”.

(Foto: Raúl Casado Efe)