EFE.- Los equipos de lucha contra el robo en el campo (ROCA) nacieron en septiembre de 2013 con la misión de incrementar la seguridad en las explotaciones mediante una vigilancia permanente y una mayor comunicación con los afectados. Actualmente son 93 equipos formados por 500 agentes.

Este tipo de delincuencia representa solo el 5 por ciento de la criminalidad en el ámbito de la Guardia Civil, pero su incremento como consecuencia de la crisis generó una inseguridad en el sector que el instituto armado se propuso atajar, según explicó tras su creación el «padre» de la iniciativa, el comandante Jesús Gayoso.

Así se marcaron como objetivo primordial las quince provincias donde se produce el 74 por ciento de las 15.000 infracciones penales de este tipo contabilizadas al año: Almería, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Albacete, Ciudad Real, Toledo, Badajoz, Cáceres, Córdoba, Huelva, Granada, Murcia, Alicante y Castellón.

Y las cifras indican que se ha conseguido, según revelan los datos difundidos hoy por la Dirección General de la Guardia Civil.

Desde su creación hace ocho meses los equipos ROCA han detenido a 1.520 personas e imputado a otras 1.119 y han tramitado 2.916 denuncias de agricultores y ganaderos.

Buena parte del trabajo es la prevención, por lo que también han mantenido 7.479 entrevistas y 1.804 reuniones con las personas y colectivos afectados.

Solo en 2014 los ROCA han arrestado a 765 personas e imputado a 631 por delitos e infracciones relacionadas con el Plan contra la Sustracciones en Explotaciones Agrícolas y Ganaderas, han tramitado 1.404 denuncias y han mantenido 3.289 entrevistas y 863 reuniones.

Los equipos de lucha contra los robos en el campo tienen el objetivo de mejorar la seguridad de explotaciones ubicadas en grandes extensiones de terreno y con características vulnerables, ya que suelen estar dispersas, en zonas despobladas.

Habitualmente están alejadas de las principales vías de comunicación y en la mayoría de los casos sus propietarios no viven en ellas, según ha precisado la Guardia Civil, que ha detallado que los ROCA proporcionan una cobertura integral al agricultor.

Así, mantienen un contacto permanente con todas las personas que integran los colectivos agrícolas y ganaderos; obtienen información relacionada con los delitos y con los delincuentes, e investigan las explotaciones agrícolas y ganaderas donde se perpetra el delito.

También explican a las víctimas cómo pueden mejorar su seguridad y diseñan dispositivos operativos para la detención de los delincuentes, recabando si es necesario el apoyo de otras unidades.