Bendodo ha visitado la sede de la Asociación Española de Criadores de la Cabra Malagueña, con sede en Casabermeja, donde les ha recibido el secretario ejecutivo de Cabrama, Juan Manuel Micheo. Le han acompañado la vicepresidenta Ana Mata y la diputada Leonor García-Agua.

    La Cabra Malagueña es una de las razas más importantes del mundo por la cantidad y calidad de su producción lechera: cada hembra produce una media de 500 litros anuales. El censo total de esta raza es de alredor de 300.000 cabezas, de las que 200.000 se encuentran en la provincia. Sus principales productos son la leche, el queso y el cabrito lechal, si bien se está avanzando en la elaboración de embutidos de carne de cabra, lacón y paté de hígado de chivo.

Primera productora de leche de cabra de toda España

     Málaga es la principal productora de leche de cabra en España, con más de 70 millones de litros al año, y produce más de 3,5 millones de kilos de carne de caprino. La Asociación Española de Criadores de la Cabra Malagueña, con sede en Casabermeja, promueve la creación de queserías artesanales entre sus ganaderos y ultima el proyecto de una planta envasadora de leche pasteurizada para acercar la leche recién ordeñada a los consumidores, restauradores, reposteros y heladeros.

     El presidente ha aprovechado para visitar el centro de inseminación artificial para la protección y mejora genética de la Cabra Malagueña, servicios que está ofreciendo y reforzando la asociación, y las instalaciones de la futura quesería de la asociación en el polígono de Casabermeja para el tratamiento y la producción de productos lácteos, que estará operativa en agosto.

    Bendodo ha recordado que la Diputación desarrolló en enero unas jornadas para dar a conocer la cabra malagueña, con actividades para escolares, degustaciones y la exposición ‘Oh my goat!’. Así, ha apuntado que el Chivo Lechal Malagueño es la primera carne caprina española y la primera carne fresca de Andalucía que cuenta con una marca de calidad.

    El presidente ha señalado el importante papel medioambiental que desempeña la ganadería caprina, ya que es generadora de paisaje y permite el aprovechamiento de restos de cultivo y de zonas marginales no pastoreables por otros tipos de ganados. Además, previenen incendios al limpiar los bosques y pastizales de malezas, evitan el empobrecimiento y la erosión del suelo y diseminan las semillas, generando mayor diversidad y conservando los ecosistemas.