Se prevé que las obras del puente concluyan para finales de este año y que el conjunto de los trabajos de la fase II del encauzamiento del Nervión Ibaizabal concluyan el diciembre de 2015, tras 20 meses de trabajos y con cerca de 6,5 millones de euros de inversión pública.

    “Los ríos, a su paso por las localidades, han evidenciado históricamente  una insuficiente capacidad de desagüe  y así se ha  corroborado en distintos episodios de aguas altas. El desarrollo urbanístico hizo suyas las vegas de inundación y constriñó ambos ríos en un espacio, sin prever sus recurrentes aguas altas y el territorio que éstas requieren para su expansión. Además, se construyeron varios puentes que aún los cruzan y que por su diseño ejercen de obstáculos hidráulicos. De ahí que las crecidas naturales del río  hayan generado afecciones a personas, infraestructuras y empresas. Afecciones que  justificaban la adopción de medidas para paliarlo” explica Iñigo Ansola director de URA.

     Esas medidas se concretan en las labores de encauzamiento de los ríos Nervión e Ibaizabal que URA-Agencia Vasca del Agua lleva a cabo. Una compleja actuación a lo largo de varios kilómetros de cauces que transcurren por una concurrida y densa trama urbana y que requirió ser acometida por fases.

     La primera fase —ya acometida— comprendía  todas las obras y reposiciones proyectadas en el río Nervión desde el puente de Euskotren en Bandas hasta el puente de Ariz en Basauri. Una vez concluida, avanza la segunda, que comprende todas  las obras y reposiciones proyectadas en el río Ibaizabal en el tramo comprendido entre la confluencia con el Nervión y el actual azud aguas abajo del puente de Bengoetxe.