EFE.- Los trabajos se refieren a limpieza y recogida de residuos en cauces y márgenes, eliminación de vegetación, leñas muertas y residuos vegetales que obstruyen y pueden comprometer la capacidad hidráulica, mejora silvícola y ambiental de la vegetación de ribera y eliminación de sedimentos en zonas de acumulación excesiva.

También se llevarán a cabo acciones de recuperación de la morfología del cauce considerada natural, de defensa de márgenes y de mejora de los hábitats piscícolas y eliminación de estructuras transversales obsoletas.

Con esta inversión la Confederación Hidrográfica del Tajo quiere contribuir al mantenimiento de cauces, la restauración de ríos y la protección del medio ambiente en el territorio de la cuenca.