"La Comisión tiene serias dudas de que las cifras presentadas por Polonia sean realistas y ha pedido reiteradamente a las autoridades polacas que verifiquen que tales valores podrán ser supervisados y controlados suficientemente en las próximas 6 semanas como exige el reglamento", precisaron las mismas fuentes.

     Bruselas adoptó la medida el pasado 29 de agosto para ayudar a financiar hasta el 75% de los costes de la retirada del mercado y distribución gratuita de una serie de verduras y frutas perecederas, para hacer frente al exceso de oferta ocasionada por el embargo ruso a productos europeos, impuesto por Moscú en represalia a las sanciones comunitarias por su actuación en el conflicto ucraniano.

Las demandas de productores de peras y manzanas superaban las exportaciones de toda la UE


    "Ha habido un fuerte interés del sector de las manzanas y las peras, pero había que tomar medidas debido al aumento desproporcionado de las peticiones", explicó Waite. "La demanda de algunos productos son varias veces superiores a las exportaciones medias anuales totales de la UE a Rusia", agregó.

     La CE incide en que para no poner en peligro la eficacia de las medidas de emergencia y lograr el objetivo de estabilizar los mercados para estos productos, propondrá en el "futuro cercano" un esquema más específico que tenga en cuenta la experiencia de las últimas semanas.

     "La Comisión Europea mantiene su compromiso de apoyar a los productores que han perdido repentinamente un mercado importante a causa de las medidas rusas", declaró el comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos.

     "Tengo la intención de presentar un nuevo plan en los próximos días que es más específico y eficiente", aseguró.

     Rusia prohibió las importaciones de frutas y hortalizas, lácteos, pescados y carnes procedentes de Estados Unidos, Canadá, Noruega, Australia y la UE el pasado 6 de agosto, en represalia por las sanciones acordadas previamente en su contra por su papel en la crisis ucraniana.