La propuesta, en opinión de todas las organizaciones agrarias y cooperativas nacionales, "es a todas luces decepcionante ya que elimina la posibilidad de cerrar la frontera comunitaria alcanzado un determinado número de interceptaciones de fruta contaminada; se aligeran los controles tanto en origen como en destino; se mantiene la entrada libre de producto con destino a industria y ni siquiera se obliga a la destrucción de las partidas confirmadas de estar afectadas por Mancha Negra".

    Por ello, consideran que resulta, "cuando menos, incomprensible la actitud de la Comisión Europea en el caso de las importaciones sudafricanas y no se explica cómo, en otras ocasiones, esta misma institución no ha dudado en poner en marcha instrumentos de protección eficaces y serios protocolos ante amenazas similares".

    Por ello, los productores españoles de cítricos recuerdan al presidente Barroso y a los comisarios con competencias en este asunto (Agricultura, Comercio, Salud y Asuntos Económicos y Monetarios)  que de no adoptarse las debidas cautelas, "es decir la puesta en marcha de medidas eficaces que impidan  el contagio, la Comisión europea tendría que rendir cuentas ante el resto de instituciones si se produjera una propagación de la plaga y la consiguiente eventual catástrofe y asumir responsabilidades ante los productores europeos"

(Foto: Archivo lajimansa.blogspot.com).