La nueva Ley establece que en los contratos alimentarios quede reflejado un precio fijo o bien un precio que se pueda determinar con un indicador concreto, objetivo y verificable, expresamente establecido en el contrato.

     Estas previsiones optimistas centraron la XXXII Jornada técnica de Aceituna de Mesa que ASAJA-Sevilla celebró en la localidad de Huévar del Aljarafe y que contó con el tradicional patrocinio de la Fundación Caja Rural del Sur y la colaboración de Bayer Cropscience, Sigfito y Asegasa.

    El encuentro fue inaugurado por el alcalde de Huévar del Aljarafe, Rafael Moreno, el director general de Producciones y Mercados Agrarios del Ministerio de Agricultura (MAGRAMA), Fernando Miranda, y el presidente de ASAJA-Sevilla, Ricardo Serra, ante más de 200 olivareros congregados en el Centro Guadiamar

    Además, como explicó Serra, el periodo de pago que se fije en dicho contrato debe ser inferior a los 30 días, puesto que la aceituna es un producto perecedero y, como tal debe ser contemplado y pagado, tal como fija la Ley 15/2010.
 A este respecto el presidente informó que ASAJA-Sevilla está facilitando a sus asociados la redacción de estos contratos acorde con las características de cada explotación en función de su variedad, su acuerdo de entrega, etc.

     La jornada ofreció, además, el balance de producción y consumo, el aforo de cosecha y las recomendaciones de campaña y se analizaron también otros asuntos como las repercusiones de la nueva PAC para el sector, la nueva figura de protección y promoción de la aceituna sevillana, cuestiones técnicas como un nuevo herbicida para el olivar o la recogida selectiva de residuos de envases agrícolas, así como el asunto de los robos, hurtos y actos vandálicos en el campo, con especial incidencia para la presente campaña de verdeo.

La menor cosecha de los últimos 9 años

      Según las estimaciones de los servicios técnicos de ASAJA-Sevilla la cosecha de aceituna de mesa de la campaña 2014-2015 será la menor de los últimos nueve años. Así, tal y como expuso el responsable de aceituna de mesa de ASAJA-Sevilla, José Vázquez, a nivel nacional se recolectarán 479.000 toneladas, un 16,4% menos respecto a las 573.00 toneladas del año anterior, con lo que se recuperan las medias habituales en el sector. La falta de lluvias durante la primera quincena de septiembre ha rebajado las previsiones publicadas por Interaceituna a fecha 31 de agosto, en las que ya se estimaba una producción inferior a la de la pasada campaña. Las lluvias irregulares caídas en los últimos días son insuficientes, y en algunos casos pueden adelantar el proceso de morado de la aceituna, lo que obliga a desviarlas a la producción de aceite.

     Por variedades, los servicios técnicos de ASAJA-Sevilla estiman la producción de la variedad manzanilla en 175.000 toneladas (148.000 el año anterior); la gordal en 22.000 toneladas (11.000 la pasada campaña); la hojiblanca en 213.000 (289.000 en 2013), la carrasqueña en 25.000 (64.000 el año anterior) la cacereña en 25.000 (40.000 el año anterior) y 19.000 toneladas de otras variedades menores.

    Como explicó Vázquez, esta merma en la producción nacional es más acentuada a nivel mundial, donde países productores como Argentina (por heladas) y EE.UU. (adversa climatología) verán reducida su cosecha en un 80% en el caso de Argentina y en un 41% en el caso de EE.UU. Esta circunstancia beneficiará a las exportaciones españolas, ya que la cosecha nacional se venderá más en países como Brasil y EE.UU. En este último país, en el Estado de California, que es la principal zona productora de los EE.UU. el kilo de aceituna de la variedad manzanilla se paga en origen a 1,14 euros, un precio muy superior al que ha arrancado la campaña en España.

     Se trata por tanto de una campaña con claras expectativas de aumento de las exportaciones, ya que más del 60% de la producción de aceituna de mesa se exporta, lo que ayudará a equilibrar los balances, "soltar el lastre" de las producciones de años anteriores y a mejorar las cotizaciones que perciben los olivareros.

Impedir que la aceituna se destine a aceite

     Como explicó José Vázquez, la buena marcha del aceite de oliva, la otra producción del olivar, también ayudará a este propósito, dado que la situación del aceite de oliva es muy distinta este año a la del ejercicio anterior, todo apunta a que este año se producirán menos de 900.000 toneladas de aceite, una cantidad muy baja para cubrir tosas las necesidades, ya que el año pasado, entre el consumo interior y la exportación se dio salida a 1,65 millones de toneladas, lo que ya ha provocado la subida de las cotizaciones del aceite de oliva, de hecho hay operaciones a futuro, para finales de octubre, para los primeros aceites de muy buena calidad, a tres euros el kilo y eso es un aliciente.

     Esto provocará que muchos agricultores desvíen su producción a molino, máxime cuando los costes de producción del verdeo se sitúan entre 0,66 y 0,80 euros/kilo, lo que mantiene al cultivo en pérdidas. En este sentido, Vázquez denunció que los precios actuales de la manzanilla siguen siendo un 30% inferiores a los últimos 19 años, ya que en 1995 valían en verde 0,75 euros, mientas que ahora se intenta comprar aceituna a un precio un 30% inferior. Por otra parte, la apreciación del dólar respecto al euro deberá suponer una revalorización de los precios por el mayor tirón de las exportaciones.

     Por último, Vázquez lamentó la falta de interés que muestra la Consejería de Agricultura con este sector, para el que desde ASAJA-Sevilla llevamos más de tres años demandando un Plan de Viabilidad que permita recuperar la rentabilidad del cultivo y frenar el arranque de plantaciones (se han arrancado un millón de olivos en los últimos 4 años), pero hasta el momento no hemos obtenido respuesta y seguimos a la espera de mantener una reunión con la consejera para exponerle toda la problemática y para pedirle una colaboración real y efectiva con este sector del olivar de verdeo, fundamental para la creación de riqueza y empleo en la provincia de Sevilla.

El MAGRAMA plantea una ayuda asociada para la aceituna de mesa

     La jornada contó también con la intervención del director general de Producciones y Mercados Agrarios del MAGRAMA, Fernando Miranda, quien expuso a los asistentes el estado actual de la reforma de la PAC con la que desde el Ministerio de Agricultura, con la colaboración del sector y de las CC.AA. se han logrado los principales objetivos que se plantearon al inicio de las negociaciones: asegurar un presupuesto razonable, evitar una reducción significativa de la ayuda media, limitar las pérdidas y ganancias que se producirán por efecto de la convergencia, flexibilizar el “greening”, y conseguir una red de seguridad y organización común de mercado única equilibrada.

    La reforma introduce además el criterio de “actividad agraria”, con el objetivo de expulsar del sistema a aquellos que no dediquen su explotación a la cría de animales o a la obtención de algún fruto o cultivo. Para ello, todos los agricultores deberán obtener al menos un 20% de sus ingresos del mercado.

    El desarrollo legislativo de la reforma en España se articula a partir de cinco Reales Decretos que ya están redactados y que se publicarán probablemente en el mes de diciembre. Con todo, tal como expuso Miranda, el objetivo más ambicioso de la reforma era el de conseguir evitar la tasa plana y para ello se ha articulado un sistema de regionalización que limita las pérdidas y ganancias entre agricultores y sectores y ampara especialmente a Andalucía, que con la clasificación de cultivos permanentes mantiene, en gran medida, el presupuesto de ayudas con que cuenta el olivar.

    No obstante, el responsable del MAGRAMA reconoció que no todas las producciones del olivar están en la misma situación, de hecho, según los datos con los que cuenta el propio Ministerio de Agricultura el olivar de verdeo ha perdido cuota de mercado en las tres últimas campañas, tiene un problema estructural de excedentes, bajos precios en origen, escasa rentabilidad, una difícil mecanización y una cada vez mayor competencia exterior, por lo que el Ministerio de Agricultura tiene la vista puesta en este sector para encontrar soluciones, y entre ellas, y dado que es un cultivo en clara regresión Fernando Miranda anunció que el Magrama va a trabajar en Bruselas para lograr que a partir de 2016 la aceituna de mesa cuente con una ayuda acoplada.

Una IGP para la”aceituna sevillana”

     Asimismo, la jornada contó la intervención del gerente de la Asociación para la Promoción de las Aceitunas sevillanas de las variedades manzanilla y gordal, José Antonio Cruz, quien expuso los avances para conseguir la indicación geográfica protegida para  la “Aceituna sevillana”.

    La entidad, que nació el pasado mes de marzo, aglutina a casi una veintena de cooperativas y entamadoras y se marca como objetivo general promover la protección, la promoción, la comunicación, la investigación y desarrollo, la formación, la sensibilización y la búsqueda de recursos de la aceituna sevillana en sus variedades Manzanilla y Gordal.