El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha puesto en conocimiento de los hechos a la delegación provincial de Pontevedra de la Consellería de Medio Rural para formular la correspondiente denuncia.