De momento, tienen claro que los formatos envasados los venderán solamente en el exterior, donde están dispuestos a pagar lo que el producto realmente vale -recuerdan desde la compañía-; que será bajo marca Interóleo y que toda la fase industrial se hará con los medios que tienen sus socios, aprovechando sus líneas de embotellado.

    La comercializadora complementará, con una línea de más valor añadido, la tradicional venta de graneles, que en más de un 50 % envían a Italia, aunque también tienen clientes en Francia o EEUU.

Dos almazaras y tres cooperativas pueden entrar tras el verano


    En cuanto a su proceso de crecimiento, comentan que al menos dos almazaras privadas podrán entrar después del verano en Interóleo -aunque algunas más sondean esta posibilidad, si bien requerirán más tiempo- y al menos tres cooperativas que lo valorarán en sus próximas asambleas que celebrarán durante los últimos meses de 2013.

    Interóleo aglutina a un conglomerado de sociedades entre las que figuran Oleocampo o Castillo de Canena, y ya venden el aceite de 14.500 agricultores de Jaén, según las fuentes, a pesar de la corta trayectoria de la firma, unos cuatro años.

    Novedades por tanto para un sector que tiene en la concentración de la oferta, liderada por Hojiblanca, Interóleo y otros, uno de sus objetivos para romper la atomización y el escaso poder de negociación frente a la gran distribución.

     Mientras tanto, y sobre la evolución del mercado, sigue la tranquilidad propia del estío. En los últimos meses, los envasadores se han estado suministrando de importaciones pero, una vez que ya se han agotado las disponibilidades en Grecia, Túnez o Turquía, después del verano debe repuntar la actividad comercial del "oro líquido".