EFE.- El incendio afectó a 12 hectáreas de una zona conocida como "Los berrocales", protegida por la Ley de Conservación de la Naturaleza en Castilla-La Mancha, ha informado hoy la Delegación del Gobierno.



El incendio se produjo pasadas las cuatro de la tarde del 14 de abril y afectó una zona pedregosa de monte bajo, compuesto fundamentalmente por esparto, chopos, zarzas, retamas y almendros silvestres.



En la extinción participaron efectivos de la Guardia Civil, bomberos de la Diputación de Toledo, dos dotaciones del Infocam, agentes medioambientales adscritos a los Servicios Periféricos de la Consejería de Agricultura en Toledo, efectivos de Protección Civil de Villamuelas y un helicóptero de la Comunidad de Madrid.



El Seprona de la Guardia Civil de Toledo inició una investigación para determinar el origen del incendio y sus causas, en la que también participaron agentes medioambientales de la Consejería de Agricultura de Toledo, a raíz de la cual pudo determinarse que el incendio fue causado por la quema incontrolada de restos de podas de olivo de un olivar anexo a la zona afectada.



El Seprona de la Guardia Civil de Toledo imputó al titular del olivar, durante la mañana del 22 de abril, como presunto autor de un presunto delito de incendio forestal, y lo puso a disposición del Juzgado de Instrucción de Ocaña.