En cifras globales, la media de jóvenes rurales andaluces que estudian en la Universidad es del 13% (frente al 36% de los urbanos), si bien, en el caso de las mujeres jóvenes asciende al 56% de media.

    El estudio indica que los jóvenes con altos niveles de estudios y que, en general, viven en zonas más dinámicas tienen más oportunidades y son más emprendedores. Muchos de ellos han retornado a sus pueblos natales para aplicar su formación.

    En este sentido, los programas de desarrollo rural prestan especial atención al colectivo de jóvenes y mujeres en los territorios rurales. En el actual Programa de Desarrollo Rural se ha prestado especial atención al colectivo de mujeres y jóvenes rurales vinculadas al sector agrario y forestal a través de iniciativas relacionadas con la formación.