Fuentes parlamentarias han asegurado a Efe que al Congreso no le consta tener facturas pendientes de abonar a la empresa del también presidente de la patronal madrileña, como tampoco a otros grupos parlamentarios, entre ellos IU y UPyD.

     La empresa de Arturo Fernández fue acusada de irregularidades en el pago de sus trabajadores y en lo que afecta a las contratas que mantiene con la Cámara Baja un informe de los servicios jurídicos determinó hace unos meses que el grupo Arturo Cantoblanco no detectó ninguna irregularidad, ni pagos en negro a sus empleados.

    Precisamente, la Mesa del Congreso adjudicará en breve la contrata de los servicios de restauración de la Cámara, a la que se ha vuelto a presentar el grupo Arturo Cantoblanco.