EFE.- El informe, titulado "Alimentos bajo amenaza", revela cuál es el beneficio económico de la polinización por insectos para la agricultura española y para cada una de las comunidades autónomas, según explica la organización en un comunicado.

La organización analiza el grado de vulnerabilidad de la agricultura ante la pérdida de estos insectos en su análisis, en el que señala que el sector frutícola, "el más importante para la agricultura asturiana", presenta una vulnerabilidad del 68 %.

Greenpeace destaca en su informe además que la polinización por insectos supuso para la agricultura asturiana más de 9 millones de euros en 2011, de los cuales el 96,5 por ciento, más de ocho millones, está vinculado al sector frutícola y 76 por ciento, casi siete millones, al cultivo de manzanas.

El responsable de la campaña "Agricultura de Greenpeace", Luis Ferreirim, ha asegurado además que cultivos "tan importantes" para la agricultura en Asturias y para la producción de sidra como las manzanas podrían ver reducida su producción "hasta un 90 por ciento" por la pérdida de insectos polinizadores.

"El cultivo de kiwis, del cual Asturias es el segundo productor estatal, podría desaparecer completamente puesto que depende hasta un 100 % de polinización por insectos", ha añadido Ferreirim.

Las regiones más amenazadas por el declive de los polinizadores, por detrás del Principado, son Cataluña, con una vulnerabilidad del 25 por ciento, Murcia, con un 24 por ciento, Aragón, con un 17 por ciento y Galicia, con un 16,5 por ciento.

Para salvar a las abejas y a la agricultura, Greenpeace demanda a las autoridades españolas que "prohíban" el uso de plaguicidas perjudiciales para estos insectos y que desarrollen un plan de protección y pide a las comunidades autónomas que "garanticen la adopción de medidas" a nivel local.