EFE.- En declaraciones a Efe durante su participación en el consejo informal de ministros del ramo que se celebra hoy en Atenas, García Tejerina consideró que este 30 % es ya de por sí «bastante generoso» teniendo en cuenta que «el Ministerio no va a participar ni el diseño ni en la ejecución ni en el control de estos programas».

La ministra atribuyó el descenso en la financiación procedente de la Administración Central a que el anterior Gobierno (de José Luis Rodríguez Zapatero) había aumentado los fondos estatales «de manera extraordinaria» para «cubrir las pérdidas» sufridas en las negociaciones con la Unión Europea.

Además acusó al antiguo Ejecutivo socialista de participar de manera «distinta» en cada Comunidad Autónoma.

«No conocemos por qué ni con qué criterios el Estado hacía un mayor esfuerzo en unas Comunidades Autónomas que en otras», afirmó y señaló que la política del actual Gobierno conservador es dar «el mismo trato» a cada una de las regiones.

La sucesora de Miguel Arias Cañete consideró que los casi 47.000 millones de euros logrados para España dentro del programa de la PAC (de los cuales unos 35.705 millones serán en ayudas directas, 8.291 para desarrollo rural y 3.000 millones para medidas de mercado) «garantizan rentas para todos los productores, agricultores y ganaderos, hasta el año 2020».

Pero al mismo tiempo pretende impulsar la aplicación de la Organización Común de Mercados Agrícolas (conocida como OCM Única), que se aprobó el pasado diciembre, para mejorar la competitividad de los productores agropecuarios.

«Es parte de la política agrícola común que nosotros fomentaremos desde el Ministerio para vertebrar los sectores y que ganen competitividad, y que así los productores puedan ganar más rentas del mercado y no sólo las que les garantizan las ayudas directas», explicó.

García Tejerina insistió en que su política «en nada va a cambiar respecto a la línea que marcó el exministro Arias Cañete», tampoco en medio ambiente, donde el actual cabeza de lista del Partido Popular español en las elecciones europeas cosechó grandes críticas por parte de los ecologistas.

«El medio ambiente no puede ser utilizado para hacer otro tipo de políticas. El medio ambiente no puede ser una fuente de inseguridad jurídica», subrayó la ministra.