En este sentido, la ministra ha dicho que le preocupa "profundamente" que "un sindicato que debe velar por sus asociados les introduzca elementos de confusión absolutamente falsos".

Defiende el papel comunitario y del Magrama ante la crisis con Rusia


     En cuanto a la situación del sector, la ministra Tejerina ha explicado que la situación ya era mala antes del veto ruso para los melocotones y las nectarinas, y que por eso el Gobierno antes de esa situación ya había adoptado medidas para que se produjeran retiradas, por ejemplo a beneficencia.

     Ha asegurado igualmente que se han ido adoptando medidas progresivas para evitar la perturbación del mercado.

     A nivel comunitario, según la ministra, "la Unión Europea ha respondido a las medidas que hemos reclamado como la retirada a entidades benéficas, cosechar en verde o la no cosecha".

      García Tejerina ha dicho también que en el plan de choque que el Gobierno ha puesto en marcha han redoblado los controles para el buen funcionamiento de la cadena alimentaria y evitar prácticas comerciales abusivas.

     El sindicato Unió de Pagesos ha recibido a la ministra con algunas protestas y le ha pedido justo a la entrada del recinto ferial que ponga sobre la mesa medidas contundentes de ayuda al sector.

Temor al cierre de fincas en Catalaña por el veto ruso


     "Estamos al límite, ministra, y esto significa que se pueden producir cierres de fincas", le ha dicho el coordinador del sindicato en Lleida, Josep Maria Companys.

      García Tejerina ha respondido a la demanda y ha dicho: "Desde el ministerio se sigue trabajando y se contemplan medidas de ayuda al sector, ya que desde el veto ruso se ha dado un escenario en el que todavía no se han terminado de tomar decisiones".

     En cuanto la consulta soberanista, la ministra de Agricultura ha señalado: "Todos hemos jurado cumplir la Constitución con diálogo y respeto a la democracia".