La diputada detalló que en las fumigaciones se combinan los productos empleados, principalmente el pesticida difluorbenzuro y, en menor medida, la bacteria bacillus thuringiensis, utilizada como una alternativa biológica al pesticida. En los próximos meses se fumigarán 4.700 hectáreas, tanto pinares públicos como privados, para minimizar el daño sanitario, además del económico ya que afecta al sector maderero.

     En la actualidad, Bizkaia cuenta con una superficie forestada de 130.000 hectáreas que ocupan el 60% de la superficie del territorio vizcaino. El pino radiata, al que más afecta la procesionaria, ocupa en la actualidad 70.000 hectáreas, de las cuales el 16% son de titularidad pública y el restante 84%, de titularidad privada.

    La Diputación lleva años poniendo freno a la propagación de esta plaga. En total, la Diputación ha destinado 3.100.000 euros a la mejora, desarrollo y conservación de los bosques montes productivos de Bizkaia. En concreto, destinan alrededor de 250.000 euros anuales para tratamientos de control de la procesionaria.

   Los métodos que se están aplicando se efectúan teniendo en cuenta la prospección realizada por la guardería forestal durante los pasados meses de enero y febrero. Se emplean diferentes estrategias, en función de la época del año y del tipo de infestación, concretamente, en estos momentos de inicio de las larvas, el tratamiento es aéreo por medio de insecticidas selectivos.

(Foto: Archivo grupomonteandax.blogspot.com)