EFE.- El texto legal, que ya aprobó la Asamblea Nacional, recibió 174 votos a favor y 172 en contra en la cámara alta y se dirige especialmente contra el maíz MON810 de la empresa estadounidense Monsanto, el único que se cultiva actualmente en Europa.

Los jueces podrán ahora ordenar la destrucción de ese tipo de cultivos en Francia, aunque los senadores rechazaron la enmienda presentada por los ecologistas, que querían vetar el cultivo de cualquier transgénico.

Poco antes, el Consejo de Estado había rechazado cancelar la orden gubernamental del pasado 14 de marzo, que suspendía el cultivo del MON810, como solicitaron los productores.

Según explicó en un comunicado la máxima instancia administrativa de Francia, no existe el «atentado grave e inmediato de la situación económica» de los demandantes.

La polémica contra los organismos genéticamente modificados (OGM) ha constituye una lucha legal y política contra ese tipo de maíz genéticamente modificado que se remonta en Francia a 2008.