Feragua se opuso a esta modificación, exigiendo al Gobierno un cambio en la redacción de la ley que evitase la posibilidad de expropiación discrecional de esos derechos. Esa oposición, respaldada por Fenacore, motivó que en tramitación parlamentaria se incluyese una nueva cláusula que dejaba la aclaración de esta cuestión al albur de una instrucción ad hoc.


     Casi un año y medio después, la Dirección General de Agua no ha desarrollado instrucción alguna, dejando a los usuarios de aguas subterráneas en una situación de confusión e indefensión jurídica.

    Por ello, Feragua ha instado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a que acelere la elaboración de esa Instrucción mediante una enmienda a la ponencia “El papel de las Comunidades de Usuarios en la gestión de las masas de aguas subterráneas” impartida por el Presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, José Diaz Mora., la cual ha sido aprobada por los congresistas, por lo que la misma, será elevada a las administraciones hidráulicas como conclusión de dicha ponencia.


      Las Conclusiones del Congreso han pedido a los responsables de la Dirección General de Agua que la redacción de esa Instrucción garantice el legítimo ejercicio de los aprovechamientos privados preexistentes, inscritos tanto en el Registro de Aguas como en el Catálogo de Aguas Privadas.