Ha incidido en que desde Fenacore "no se reclaman subvenciones o ayudas sino una distribución justa de los costes, ya que el regante es un consumidor estacional, es decir, usa la energía cuando se riega, en el período de primavera y verano, fundamentalmente, y está pagando por ese término de potencia a lo largo de todo el año".

    Hernández ha explicado que se está en negociaciones con el Ministerio de Industria, a través de la dirección general de Política Energética, para ver qué soluciones tomar y ha especificado que entre sus reivindicaciones están el hacer contratos de temporadas que se ajusten al regadío para pagar esos costes o pagar por la potencia realmente contratada, no por la máxima registrada que suele ser darse en momentos puntuales.

    También solicitan la posibilidad de producir energía en las zonas regables a través de energías renovables y ha indicado que "no pedimos ayudas o subvención sino un reparto más justo y equitativo de los costes de la energía que puedan hacer viable un sector que en España está en torno al 60% de la producción final agraria utilizando sólo un 14% de la superficie útil, lo que implica que genera mucha riqueza, valor añadido, exportación y no pedimos nada más".