Esta orden recoge las disposiciones para la aplicación de la medida relativa a la eliminación de subproductos procedentes de la vinificación y convoca las ayudas a la destilación de subproductos.

      Según la nota del Gobierno extremeño, se trata de un instrumento para garantizar la calidad del vino al tiempo que se preserva el medio ambiente.