Respecto a la situación, el consejero ha afirmado que "es difícil" porque ha sido provocada por muchas circunstancias entre las que, según ha dicho, destacan las prácticas de los propios olivareros tal y como le han transmitido en una reunión la semana pasada.

     Por este motivo, ha abogado por que los olivareros se pongan de acuerdo y se unan, porque, en su opinión, "no puede haber diez cooperativas en un radio de 30 kilómetros con agricultores que venden por fuera". Esta práctica, según Echávarri, "facilita que los compradores fijen el precio por debajo".

     Por otra parte, ha señalado que el olivar tradicional no puede competir con el olivar intensivo y por eso, ha recordado, tiene ayudas especiales como las agroambientales o las del olivar en pendiente.

     También ha destacado la inclusión en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014/20 de una partida de 10 millones de euros para ayudas a la modernización del olivar.