EFE.- Así lo ha asegurado hoy en Madrid durante la presentación de su libro «El regreso del consumidor», de la colección «Aecocempresas», en el que analiza algunas de las claves que regirán el consumo en España en los próximos años, tras la época de contención marcada por la austeridad.

Desde 2007, año en el que comenzó la recesión económica, el 25 % de la población española ha perdido el 75 % de su riqueza (teniendo en cuenta el valor de sus activos y sus rentas), otro 25 % -de clase media- ha perdido entre el 25 y el 50 % de su riqueza mientras que el 50 % restante ha decidido ahorrar en este período.

Según Nueno, ese 50 % de la población es el que está siendo «fundamental» para retornar al consumo mientras que «muchos» de los que han perdido riqueza «no volverán a ser consumidores centrales».

En esa línea, ha subrayado que en España se ha abierto una «brecha importante» entre clases cuando antes de la recesión era uno de los países con carácter más igualitario y ha añadido que, a más desigualdad social, menos consumo.

De hecho, ha aseverado que el país está ante «un proceso de destrucción de la clase media» y el surgimiento de un nuevo estatus a nivel global que ya está presente en los países emergentes: la clase media baja, que es «desconocida y está desatendida».

Por ello, pide que se vaya «al encuentro de esta nueva clase media» para que en España los «brotes verdes, broten de verdad».

El retorno al consumo gravitará, según este experto, en torno a tres ideas, que son «reponer, renovar y relevancia».

La reposición, ante la previsión de que se vuelvan a consumir categorías abandonadas por la crisis; la renovación, debido a que en estos años de recesión los hogares han llevado a los bienes de uso duradero al límite de su vida útil; y la relevancia, que hace referencia a aquellos útiles que se convierten en centrales para la vida de las personas, como han sido los smartphones.

Nueno propone en su publicación, además, ocho modelos de negocio para atender al regreso del consumidor.

Entre ellos, se encuentra el modelo «móvil» ante la importancia que están adquiriendo los smartphones para acciones de compra; el «drive», basado en que el detallista prepare los pedidos que recibe «on line»; el modelo «social», centrado en las redes sociales como motores del consumo o el «próximo», centrado en el comercio de proximidad.

Nueno ha finalizado su intervención apuntando a una recuperación del consumo en el horizonte 2014-2017 aunque sin llegar a los niveles previos a la recesión que comenzó en 2007.

En la presentación también ha participado el director general de Mahou-San Miguel, Alberto Rodríguez Toquero, quien ha incidido en que ante una crisis económica «lo primero que se corta es el ocio fuera de la casa, es decir, el lujo cotidiano».

En estos últimos años, Rodríguez ha dicho que su compañía ha visto cómo el consumo caía en hostelería e iba creciendo en el hogar aunque este crecimiento no llegaba a compensar el descenso en bares y restaurantes.

No obstante, ha admitido que «ahora» hay «una ligera mejoría» en el consumo fuera del hogar y «hay expectativas de que irá a mejor».

De hecho, ha puesto el acento en «indicadores», como los atascos en los accesos a las grandes ciudades que se han registrado en las últimas vacaciones de Semana Santa.