EFE.- El Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen ha indicado en una nota de prensa que la Feria de Abril supone el pistoletazo de salida a la temporada de ferias de primavera en pueblos y ciudades andaluces, durante la cual se producen unas ventas que alcanzan aproximadamente el 36 % de las de todo el año.

Durante este periodo, que se extiende hasta el mes de agosto, las estimaciones de venta se sitúan por encima de los 12 millones de medias botellas -el formato tradicional de este tipo de celebraciones- vendidas en el año pasado, especialmente tras los datos positivos de la actividad comercial en Semana Santa.

El formato más consumido durante la Feria de abril sevillana es la media botella, con una capacidad de 375 ml, un tamaño «óptimo y cómodo para que el vino no se caliente», indica el Consejo Regulador en su comunicado.

Para contar con un consumo con garantía de calidad, desde dicho organismo se insiste en la necesidad de que, por parte de caseteros y consumidores, se exija que los envases de manzanilla que se sirvan, igual que los de fino, cuenten con el sello de garantía de la correspondiente Denominación de Origen.

El Consejo Regulador recuerda que existen 60 bodegas productoras de finos y manzanillas, lo que ofrece «una gran variedad de marcas y estilos», todos ellos adscritos a este organismo y resultado de «una genuina y prolongada elaboración que los sitúa entre los vinos más apreciados del mundo».

Aconseja además mantener la manzanilla a una temperatura de entre 5 y 7 grados para su consumo y degustarla en una copa o catavino de cristal fino y recuerda que «sus toques salinos combinan a la perfección con sabores tan típicos del Real como el pescado frito, el jamón ibérico, los salazones o los aliños».