De los cinco países que apostaron por el cultivo de maíz Bt en 2013 en la Unión Europea se mantuvieron en 2014. La siembra en territorio europeo disminuyó un 3% respecto al año anterior con 143.016 hectáreas, caída en un año en el que la superficie total de maíz se ha visto reducida en mayor manera causa de los bajos precios y las condiciones climatológicas. Portugal, Rumanía y Eslovaquia incrementaron la superficie sembrada, mientras que España y la República Checa registraron mínimos descensos.

      Ante estos datos,  la Unión Europea sigue estando por detrás del resto de continentes en la apuesta por los cultivos modificados genéticamente. Mientras que la siembra de semillas modificadas genéticamente (MG) creció en 2014 un 3,6% en todo el mundo alcanzando las 181,5 millones de hectáreas, la apuesta en territorio europeo disminuyó un 3% con 143.016 hectáreas. Según se desprende del ‘Informe Anual sobre la situación mundial de la comercialización de cultivos modificados genéticamente en 2014’ elaborado por el International Service for the Acquisition of Agri-Biotech (ISAAA), el pasado año 18 millones de agricultores de todo el mundo cultivaron semillas biotecnológicas, el 90% de éstos fueron pequeños agricultores en países emergentes y en vías de desarrollo.

    Desde que se empezaran a sembrarse por primera vez las semillas MG en 1996, la apuesta global por estas variedades ha crecido cada temporada acumulando 19 años de crecimiento estable. Una carrera tecnológica y comercial en la que la Unión Europea se ha quedado aislada. Los cultivos biotecnológicos europeos representan menos del 1% del total mundial sembrado en 2014. Europa se ha aislado en la apuesta por la tecnología agraria con el índice de adopción más rápido de la historia: se ha pasado de 1,7 millones de hectáreas en 1996 a 181,5 millones de hectáreas en 2014.

Uso es generalizado entre pequeños agricultores en países en vías de desarrollo

     Un total de 18 millones de agricultores de todo el mundo sembraron semillas MG durante 2014. El 90% de éstos fueron pequeños agricultores de países en vías de desarrollo. De los 28 países que apostaron por estas semillas en 2014 un total de 20 correspondieron a países emergentes y en vías de desarrollo y tan sólo 8 a países industrializados. Es el tercer año consecutivo en el que la superficie cultivada en países en vías emergentes supera a la de los países industrializados.

       Este año se suma a la lista de países Bangladesh, país en el que 120 agricultores apostaron por el cultivo de la berenjena Bt después de que se aprobara su cultivo en octubre de 2013. Estados Unidos fue el país que más incrementó la siembra de cultivos MG en 2014, arrebatando el lugar a Brasil que ha registrado el mayor incremento mundial en los últimos cinco años. Esto se debe al récord en plantación de soja registrado en Estados Unidos el pasado año, un 11% más que en 2013. El 40% de los cultivos MG del mundo se registraron en Estados Unidos.

     Los diez países con más de 1 millón de hectáreas cultivadas, fueron: Estados Unidos (73,1 millones de hectáreas), Brasil (42,2 millones de hectáreas), Argentina (24,3 millones de hectáreas), India (11,6 millones de hectáreas), Canadá (11,6 millones de hectáreas), China (3,9 millones de hectáreas), Paraguay (3,9 millones de hectáreas), Pakistán (2,9 millones de hectáreas), Sudáfrica (2,7 millones de hectáreas), Uruguay (1,6 millones de hectáreas) y Bolivia (1 millones de hectáreas).