Aunque es previsible que China recupere volúmenes de producción perdidos -tras vender grandes cantidades, el Gobierno del país asiático decidió reducir sus exportaciones el pasado año-, cree que esta situación no afectará al mercado mundial.

     No en vano, según las previsiones, no se espera que haya, en general, más producción total en el mercado mundial en relación al año pasado, según ha explicado el máximo responsable de la Agrupación de Cooperativas de Extremadura.

La gran mayoría del tomate extremeño se destina  a la exportación


      Un 85 por ciento del tomate extremeño se exporta, de ahí la importancia del comportamiento de los mercados internacionales a la hora de las previsiones de producción en la comunidad autónoma.

     Por otro lado, los stocks de los almacenes extremeños se han ido acabando en los últimos tiempos, y ahora ya no queda nada sin vender, permanece solo el producto formalizado en los contratos, y que va saliendo de forma escalonada.

     La estrategia de este año supondría "recuperar" en la comunidad las cantidades cultivadas de tomate de hace dos ejercicios, tras las bajadas de 2013, año en el cual las condiciones climatológicas eran peores y el stock mucho mayor.

Con una buena primavera, se podrá recuperar la producción ‘normal’


      Si las condiciones climatológicas son buenas durante lo que queda de primavera, el cultivo del tomate extremeño recuperaría producciones "normales", tal y como ha indicado el máximo responsable de Acopaex.

     Ahora, los agricultores esperan que no haya muchos vaivenes de temperaturas -por ejemplo, que no se produzcan heladas nocturnas- en lo que queda de primavera, para que la producción recogida esté acorde con la superficie cultivada.

     Las lluvias de otoño e invierno han sido muy buenas para un cultivo que a día de hoy tiene plantado el 50 por ciento del total previsto para esta campaña, aunque "quedan todavía muchas noches al raso", como ha recordado Domingo Fernández.