De la bodega pasaron a la sala de cata donde ha tenido lugar el homenaje a Custodio López Zamarra. El que fuera gran sumiller de Zalacaín durante 41 años, dirigió la cata “Vinos con duende para un sumiller de leyenda” donde se cataron Palos Cortado de Añada, algunos de ellos con más de 100 años. Custodio López Zamarra, que tras la cata firmó una bota de González Byass, definió estos vinos como “misteriosos, mágicos que te dan pasión. Unos vinos de reflexión, de largo tiempo y de gran intensidad que cuando se profundiza en ellos, no se olvidan”.

      Con esta jornada finalizó la segunda edición del Sherrymaster by Tío Pepe. Una iniciativa que cuenta con un número limitado de plazas, cubiertas al poco de abrirse el plazo de inscripción, que refuerza el compromiso de González Byass con la expansión internacional del vino español y su vocación innovadora.