Según diferentes fuentes consultadas, la cuota de mercado del envase de madera sobre el total de volumen envasado de fruta en los envíos a Rusia era del 80%; bastante superior a la media en el mercado.

     De hecho, en la campaña de melocotón y nectarina en julio y agosto la producción bajó entre un 30 y un 50%. Hay por lo tanto una lógica preocupación por la repercusión de la medida sobre las próximas campañas de caqui, cítricos, granada, etc.

     La madera está muy bien posicionada como material de envase de productos de calidad y en la logística en frío a largas distancias. Rusia, comprador emergente, era hasta ahora un paradigma de esto, al igual que lo son otros destinos tradicionales fuera del continente europeo.

    Para paliar los efectos, FEDEMCO (Federación Española del Envase de Madera y sus Componentes), que representa a un centenera de empresas, está realizando contactos con la administración con el fin de estudiar vías de compensación, instrumentos financieros y medidas de promoción hacia otros mercados.