EFE.- En una nota, el PSOE señala que esta situación «quebranta» la economía de numerosas explotaciones y que los problemas que detallan tanto ganaderos como profesionales veterinarios «no están siendo oídos» por el Ejecutivo regional.

A juicio de los socialistas, «silenciar» los problemas parece ser la política del Gobierno regional, que sólo habla de emergencia cinegética y tuberculosis cuando se pone en entredicho la «legalidad» de acciones cinegéticas.

También explican que las decisiones políticas tomadas en materia de sanidad animal no han sido acertadas y que «recorte tras recorte», unidos a una ausencia de planes específicos que aborden el problema sanitario de algunos núcleos de especies cinegéticas dañan a la ganadería extremeña.

Desde el PSOE de Extremadura entendemos que mantener poblaciones enfermas de fauna y especies silvestres no es política para la conservación de recursos, ni cinegéticos ni ganaderos.

Existen territorios donde es necesario realizar vacíos sanitarios de especies como jabalí o venado porque el daño a la ganadería es «enorme», especialmente cuando se comparten con ganado los abrevaderos o los itinerarios de tránsito son los mismos.

Al mismo tiempo, ha de asegurarse la reintroducción de animales sanos de especies cinegéticas y compensar los sacrificios, diseñando un plan de reintroducción de especies y valorando el impacto.