EFE.- Por ello, la consejera ha pedido a Tejerina que "dé prioridad a las pequeñas explotaciones o a las de montaña para que tanto los ganaderos como los agricultores de Asturias no sean discriminados en el reparto de las ayudas de la PAC".



María Jesús Álvarez ha realizado estas declaraciones durante un encuentro con ganaderos y agricultores celebrado hoy en Tineo para explicar este nuevo modelo de aplicación de la PAC.



Con este acto, en el que también ha participado la directora general de Ganadería, Rosa Urdiales, la consejera cierra un ciclo de conferencias que se ha desarrollado desde el mes de febrero por las diez comarcas agrarias asturianas para informar a los interesados de las consecuencias de la reforma.



La titular de Agroganadería ha destacado que el objetivo del Ejecutivo asturiano es favorecer a aquellas ganaderías que afrontan unas dificultades objetivas de producción, tal como ocurre a las explotaciones agrarias radicadas en Asturias, ha informado la Consejería en un comunicado.



A este respecto, el departamento que dirige María Jesús Álvarez ha recordado su defensa de los pagos acoplados a la ganadería, "lo que supone ayudas directas vinculadas a la producción tanto de leche como de carne".



De ahí que, una vez conseguido que en el reparto de los fondos de la PAC se destinase el 84 % a estos sectores sensibles y estratégicos, la consejera ha exigido a la nueva ministra que el reparto de fondos, que ahora corresponde realizar al Ministerio, no se haga de forma lineal.



"Que haya pagos acoplados a las pequeñas explotaciones como son las asturianas y a las producciones de montaña porque tienen más dificultades para producir y competir con el resto del país", ha defendido la consejera.



Álvarez ha recordado que la PAC deja todo el margen de decisión a los estados miembros, que serán quienes decidan su aplicación y el reparto de fondos, cuyo marco financiero para el próximo periodo parte ya con un recorte de los fondos del 11 por ciento.



En este sentido, la consejera ha criticado el modelo de aplicación de la PAC defendido por el Gobierno central porque, en su opinión, "es una ocasión perdida para haber diseñado un modelo que apostara por los sectores productivos, por los profesionales, por ganaderos y agricultores de verdad y que permitiese sacar del sistema a aquellos que no viven de esto y que tienen otras fuentes de ingresos o aquellos que reciben pagos europeos sólo por poseer tierras".



Álvarez ha insistido en que el Principado siempre ha defendido un modelo de Política Agrícola Común "capaz de crear empleo, que permitiese superar desequilibrios históricos y que contribuyese a la consolidación de un sector primario moderno y competitivo".