EFE.- "Quiero hacer un llamado hoy a todos los campesinos y a todas las organizaciones sociales y agrarias para que trabajemos juntos en esa misma dirección" que es la construcción de un campo para todos, manifestó Santos en Bogotá, donde asistió al acto de la presentación del Mapa Social del país, una herramienta de lucha contra la pobreza.



El presidente pidió a los campesinos que no recurran a las "vías de hecho" como el bloqueo de carreteras, "ni a paros" y que vean todo lo que se ha hecho por el sector agropecuario y lo que se puede hacer "si trabajamos mancomunadamente en ese propósito de sacar el campo adelante".



"Hay recursos, hay voluntad política, hemos dialogado como nunca antes con los diferentes sectores precisamente para ir construyendo ese gran pacto social agrario", dijo el presidente, quien subrayó que Colombia es un país en el que "hay campo para todos".



Sectores campesinos iniciaron hoy una huelga para reclamar soluciones a sus problemas, como los altos costes de producción, competencia con el contrabando y con los productos importados, así como contra el supuesto incumplimiento por parte del Gobierno de los acuerdos firmados el año pasado.



La jornada ha transcurrido con relativa tranquilidad y sin mayores incidentes salvo unas concentraciones de labriegos en distintas carreteras.



El presidente dijo que su Gobierno ha hecho "esfuerzos enormes en materia de presupuesto" y que sólo este año se han invertido 5,2 billones de pesos (unos 2.000 millones de euros) en el campo.



"La inversión que hagamos en el sector rural va a tener un retorno altísimo en materia social precisamente porque ahí es donde está concentrada la pobreza y la desigualdad", agregó el mandatario.



Santos reconoció que el campo tiene problemas, pero dijo que eso es consecuencia de un "ostracismo" no de años o décadas sino de siglos.



"El campo colombiano, por mil motivos, ha sido como un ciudadano de segunda clase, siempre ha sido marginado y por eso tenemos los problemas que tenemos y estamos empeñados en resolverlos", manifestó.



El movimiento agrario protagonizó en agosto y setiembre de 2013 una huelga que se prolongó durante tres semanas y puso en aprietos al Gobierno con el bloqueo de medio centenar de vías, protesta que fue levantada tras la firma de acuerdos con diferentes sectores.