Según denuncia en un comunicado, la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos se trata de una oportunidad para eliminar los obstáculos que impiden el desarrollo sostenible de la producción ecológica, garantizar una competencia leal a agricultores y operadores, impulsar un funcionamiento más eficaz del mercado interior y mantener y acrecentar la confianza del consumidor en los productos ecológicos.

    A esto se suma que a partir del próximo año, con el nuevo sistema de asignación de las ayudas directas (PAC 2015-2020) los agricultores y ganaderos ecológicos verán disminuidos sus ingresos con respecto a la ayuda directa del periodo anterior.

Menos ayudas de una PAC que apoyaba el ‘greening’

    Si hasta ahora las ayudas directas y las medidas agroambientales a la agricultura ecológica del Programa de Desarrollo Rural eran independientes unos de otros, esto cambia con la nueva PAC. Las ayudas directas también comportarán llevar a cabo nuevas medidas ambientales (componente verde o greening) por valor de un 35,5%, y que en el caso de los productores ecológicos se dan por hechas para ser ecológicos.

     Paradójicamente, ahora esta parte de ayuda verde del 35,5% se restará de la prima ecológica del PDR (los anteriores ayudas agroambientales) ya que se considera incompatible. El resultado es un descenso en las ayudas al sector ecológico en la nueva PAC respecto al anterior.