El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, confía en que la inclusión del lobo ibérico en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (Lespre) se concrete para el 25 de septiembre, para asegurar que negocia con todas las partes implicadas y que «en la medida de las posibilidades se estudiarán todas las sugerencias».

Según ha explicado, su inclusión atraviesa «la recta final de la tramitación», ya que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) aguarda al dictamen del Consejo de Estado sobre la norma, de tal manera que tenga garantías jurídicas «suficientes», como solicitan las partes interesadas.

Morán se ha expresado así este miércoles, a preguntas de los periodistas, antes de hablar sobre la transición ecológica en un curso de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander, sobre las tres transiciones: la digital, la ecológica y la socioeconómica.

Los sectores interesados en el lobo, ha señalado el secretario de Estado, coinciden en reclamar que la inclusión del lobo en el Lespre se acompañe de «garantía jurídica suficiente».

«Se están atendiendo, en la medida de las posibilidades, todas las sugerencias que están recibiendo de las instituciones y organizaciones que tienen interés en el tema de tal manera que se consiga una norma que intente equilibrar en la medida de lo posible las expectativas de unos y de otros», ha subrayado.

El Ministerio está a la espera de que se pronuncie el Consejo de Estado y, una vez que lo haga, se ajustará la norma a sus indicaciones.

El plazo estimativo del 25 de septiembre que apuntó en su momento Morán queda en todo caso sujeto al calendario de las instituciones, ha añadido hoy el propio secretario de Estado, quien confía en que el lobo se incluya en el Lespre para esa fecha.

Cabe recordar que el sector ganadero, que lleva movilizándose todo el verano, ve «prisas» en la intención de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, de prohibir la caza del lobo en España y amenaza con demandarla en los tribunales para que determinen si está actuando conforme a la legalidad.