EFE.- De cara a la vista oral, que se celebrará mañana en el Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo, el Ministerio Público solicita además que el acusado indemnice con 670 euros a Bomberos de Asturias por los gastos de extinción y con 3.473 euros a la Consejería de Fomento por los perjuicios medioambientales.



Según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, los hechos se produjeron el 9 de febrero de 2011 en las inmediaciones de la localidad de Igena cuando el acusado prendió fuego en varias zonas de matorral de tojo y brezo para eliminarlo y favorecer el nacimiento de pasto para su ganado.



Para el Ministerio Público, esta actuación se realizó sin tener el pertinente permiso y a pesar de que llevaba 9 días sin llover en la zona y que había viento sur con rachas de 35 a 45 kilómetros por hora.



El acusado tampoco adoptó, según el fiscal, las normas más elementales de precaución para evitar que el fuego se propagase como realizar un cortafuegos o permanecer en el lugar hasta la extinción total lo que, unido a la poca humedad del combustible vegetal de la zona, llevó a que el incendio afectara a 0,85 hectáreas.



Para la extinción de las llamas fue necesaria la intervención de dos guardas del Medio Natural y de Bomberos de Asturias del parque de Cangas de Onís.